Proyectos internacionales

Hoy os quiero hablar de los proyectos internacionales vistos desde el punto de vista de una consultora tecnológica como Ncora.

En nuestra compañía trabajamos con empresas pequeñas, medianas y grandes. En realidad con el mundo globalizado en el que estamos son numerosas las empresas que han sido adquiridas por empresas extranjeras o bien que adquieren otras empresas de fuera. Así nos hemos visto invitados a participar en proyectos en Estados Unidos, Chile, Alemania, Marruecos, Ecuador, Holanda… 

Por fortuna todos los sistemas funcionan igual estén configurados en el idioma que sea. Si conocemos la tecnología y dominamos el inglés, es fácil acometer proyectos fuera de España.

Nos ha sucedido, por ejemplo, que una multinacional española prefiera que vayamos a un país extranjero a hacer un proyecto por la confianza que nos tiene. También nos ha sucedido que profesionales TIC que conocimos aquí ahora están al otro lado de la frontera, se acuerdan de nosotros y nos llaman.

Por fortuna también los costes de avión, hoy día, son muy económicos y, en la práctica, si hay que coger un avión, da igual tener como destino Bilbao o Tenerife, que Munich, Chicago, Santiago de Chile o Amsterdam. Habrá un responsable del cliente con quien hablaremos, unos sistemas que instalar y configurar y unos hitos a cumplir. Dormiremos en hoteles y regresaremos a casa el viernes.

Cada vez más y más profesionales viajan fuera de España en busca de nuevos retos profesionales. Profesionales que han abierto su radio de acción y que no les importa viajar a la China, Japón, Australia o Canadá a hacer un proyecto. Lógicamente viajar tan lejos es un sacrificio si el profesional en cuestión tiene familia. Por otra parte, para el CV de la persona que ejecuta el proyecto es una buena referencia que le da prestigio y también amplitud de miras de cómo se trabaja en otros lugares y otras culturas.

Y como el mundo globalizado no tiene fin, podemos encontrarnos dando las últimas pinceladas a un proyecto que hemos hecho, en su grueso, a miles de kilómetros de nuestra casa, precisamente en nuestro hogar, con zapatillas y pijama, cuando la confianza con ese cliente remoto es buena y nos permite conectarnos y ve innecesario que viajemos. El teletrabajo, una vez más, nos ayudará en nuestra calidad de vida.

Es genial visitar otros lugares para comprender que no todo el mundo piensa igual, ver los costes que hay de mano de obra y de hardware y software en esos países, que igual son muy distintos a los de aquí y, en definitiva, enriquecernos como personas.

Os invito a los que tengáis dudas a dar el salto a los proyectos internacionales, seguro que no os arrepentiréis.

Si lo que necesitáis es una consultora de confianza que ejecute vuestro proyecto en una sucursal remota, Ncora es tu solución.

¡Nos leemos en el próximo post!

Esta entrada fue publicada en Ncora y etiquetada .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *