Hiperconvergencia vs almacenamiento tradicional

Imagen destacada

Hace ya un par de años que mucho se habla de nuevos modelos de almacenamiento. Así, hemos visto que han salido en los últimos meses/años elementos como la hiperconvergencia o el almacenamiento flash basado en hardware o en software.

Me parece fantástico que las opciones a escoger sean diversas; seguro que todas ellas pueden tener su nicho de mercado y podrán satisfacer diferentes necesidades. No creo, sin embargo, que la hiperconvergencia vaya a cambiar el modelo de almacenamiento tradicional (SAN-NAS y servidores) en el grueso del mercado. Seguramente la hiperconvergencia llegará a alcanzar, a nivel mundial, un porcentaje de un 20-30% del mercado. Pero el resto, en mi opinión, seguirá utilizando el almacenamiento tradicional.

[embeber alt=»Hiperconvergencia%2Bvs%2Balmacenamiento%2Btradicional.jpg» embedtype=»image» format=»fullwidth» id=»2693″]

Puede que en España este porcentaje sea aún más limitado: las empresas que opten por soluciones de hiperconvergencia tal vez alcancen como máximo el 15% del mercado.

Esto ocurre porque la solución de una SAN que permite tener diferentes tipos de disco e ir creciendo en cada uno de ellos según las necesidades de la empresa es algo difícilmente mejorable. Si queremos más disco lento, lo añadimos. Si queremos más disco rápido, lo añadimos. Si queremos disco estándar (SAS), hacemos la inversión justa y necesaria. Y si nuestra empresa claramente opta por almacenamiento puro flash, buscamos esa solución que probablemente crecerá en bloques y que tiene un coste importante, pero necesario para nuestro negocio.

Por otra parte, vamos evolucionando en nuestra granja de servidores y nuestra electrónica de red con marcas iguales o distintas de las que tenemos actualmente.

Hay algunos fabricantes de hiperconvergencia y también de almacenamiento flash que atacan de una forma curiosa el actual estándar de arquitectura del mercado. A su modo de ver, parece que tener una SAN sea un problema, algo viejo y anticuado que dé más problemas que otra cosa, cuando en realidad es el core de nuestro negocio.

Está claro que, en entornos de VDI, una solución de hiperconvergencia puede ser muy adecuada, aunque tampoco hay que descartar una solución de almacenamiento flash que puede entregar los escritorios a una velocidad endiablada y hacer de nuestra gestión del entorno un lujo.

Veo en España muchas empresas con un entorno de servidores limitado (entre 3 y 10) y creo que es difícil encajar en este contexto las soluciones de hiperconvergencia. Seguramente, el mejor momento para el cambio será cuando renovemos toda la infraestructura, aunque puede que los números no ayuden o confirmen que el modelo tradicional sigue en plena vigencia.

Por otro lado, hay cambios en la tecnología que se ven venir claramente. Por ejemplo, cuando empezábamos a ver las primeras versiones de las soluciones de VMware estaba muy claro que eso no tenía vuelta atrás. Ahora, muchos años más tarde, seguramente siguen existiendo máquinas en físico, aunque la gran mayoría se han virtualizado irremediablemente, con el hipervisor que prefiere cada uno. Sin embargo, no veo tan claro que la hiperconvergencia se convierta en el nuevo estándar de mercado; sino que más bien se establecerá como una solución de nicho muy adecuada para algunos entornos.

¿Y tú, qué opinas? ¿Crees que la hiperconvergencia será el nuevo paradigma de las arquitecturas de nuestros CPDs?

Gracias por comentar y por compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *