10 consejos para adquirir un almacenamiento enterprise

Queridos amigos de Ncora, aquí estoy de nuevo con 10 consejos, en esta ocasión para aquellos de vosotros que os planteéis adquirir un almacenamiento enterprise y no lo tengáis muy claro o queráis una segunda opinión.

Siempre comento que el almacenamiento es uno de los puntos más importantes de la infraestructura. Esto es así en todas las compañías, pero adquiere especial relevancia en entornos de gran empresa donde la competitividad y los tiempos de respuesta se multiplican por muchos usuarios. Aquí es importante ser muy cuidadosos con el ítem que seleccionamos y tener en cuenta qué nos aporta cada fabricante.

Vamos allá, pues, con mis 10 consejos sobre almacenamiento enterprise:

1. Disponibilidad.

Queremos que nuestros servicios estén siempre disponibles. Por tanto, queremos una cabina que se encuentre el 100% del tiempo funcionando. No importa que queramos hacer upgrade de firmware, cambiar discos, hacer tal o cual operación administrativa o añadir o quitar componentes. El sistema siempre tiene que estar arriba y en buenas condiciones.

Hay algunos fabricantes que certifican el 100% de disponibilidad de algunos de sus almacenamientos. Pero la mayoría de dispositivos del mercado tienen un 99,999; y aquí poned los ceros que cada uno indique.

2. Soporte técnico.

Queremos adquirir un equipo VIP que va a dar grandes prestaciones y que va a mejorar mucho nuestra competitividad; genial. Pero si algo se tuerce o si alguien tiene que manipular nuestro entorno para ampliaciones, actualizaciones, etcétera; debería ser alguien de fiar o muy de fiar, ¿cierto?

Aquí deberíamos tener la garantía de que quien haga un soporte a nuestro sistema crítico sea alguien certificado por el fabricante y que el propio fabricante responda ante los problemas, dando un tiempo de solución breve y manteniéndonos informados en todo momento de qué está sucediendo con la incidencia.

La combinación de equipo de alta disponibilidad + soporte técnico fantástico + rendimiento increíble seguramente es lo que nos da una grandísima confianza en la solución.

[embeber alt=»business man» embedtype=»image» format=»fullwidth» id=»2879″]

3. Rendimiento.

Los sistemas de almacenamiento enterprise suelen tener autotiering de modo que permiten implementar diferentes tipologías de discos tales como NL SAS, SAS, SSD y Flash acelerados por hardware. De este modo, en función de nuestras necesidades, seleccionaremos uno u otro tipo de disco y los combinaremos según mejor se adapten a nuestro negocio.

Todos los fabricantes presumen de poder dar muchas IOPS, pero, en realidad, cuando aprietas de verdad a un sistema, ves los ms de respuesta que se están dando y la calidad de la solución. Nada mejor que tener una BD enorme con unas peticiones terribles de miles de usuarios para ver hasta dónde da de sí la cabina 🙂

4. Alta disponibilidad.

Obviamente estamos en una gran empresa y todo debería estar redundado. Nada mejor que tener una LUN geodistribuida, ¿verdad? Si hay un problema de índole mayor como incendio, inundación, robo o sabotaje por parte de alguien de la propia empresa; deberíamos tener garantizada la continuidad de nuestro negocio en otro lugar físico y en el menor tiempo posible.

Las últimas novedades, en este sentido, apuntan a crear una LUN geodistribuida. Además, imaginad que todo el entorno está virtualizado con vSphere, pues si cae el site A, se hará HA y pasaremos a tener el site B funcionando en pocos minutos y de forma automatizada.

Decir esto es muy simple e implementarlo vale su dinerito, pero claro, si hablamos de almacenamiento enterprise todo tiene un coste importante.

5. Certificación del producto para el que esté destinada.

Los servicios que van a prestarse desde ese almacenamiento, ¿qué son? ¿Oracle, vSphere, SAP HANA, Exchange, SQL Server u otro? Bien, pues nuestro almacenamiento debería tener la máxima certificación para ese producto. Si pensamos en un entorno de vSphere, es más sencillo: es compatible con la versión x de nuestro hipervisor y listos. Lo que pongamos dentro ya estará soportado.

En el caso de que tengamos varias soluciones soportadas (lo más común) tendremos que verificar que todas ellas estén en la lista de compatibilidad de ambos fabricantes, del que lo soporta y del fabricante del producto.

6. Coste de ampliación.

Estos equipos no tienen ningún coste bajo, pues son sistemas de alto rendimiento, altas prestaciones, alta seguridad… Sí que sería importante saber el coste del mantenimiento que tendrá nuestro sistema el año siguiente a la caducidad de la garantía contratada. El fabricante aquí debería ser muy transparente pues puede ser determinante el poder alargar su vida o cambiarlo y darlo por amortizado.

También suele ser habitual en estos sistemas que el licenciamiento se realiza en función de la capacidad utilizada. Puede ser por cada 5TB, cada 10… y luego suele haber una licencia ya Unlimited en la que solo se pagan los discos y no el coste de la licencia de almacenamiento. Hay que añadir, también en algunos fabricantes, costes adicionales como autotiering, compresión, deduplicación…

7. Años de garantía

Cada vez más recomiendo contratar 5 años de garantía de los equipos que se adquieren. Estos sistemas enterprise fácilmente pueden llegar a 6, 7, 8 años, en función de nuestras necesidades. Pensemos bien el alcance del producto y el ciclo de vida que le vamos a dar. No es un comodity ni un elemento trivial en nuestro entorno. Merece la pena sentarnos, hablar con los diferentes departamentos implicados, poner encima de la mesa pros y contras de cada opción de garantía y llegar a una solución de común acuerdo con las partes implicadas.

[embeber alt=»máquina escribir» embedtype=»image» format=»fullwidth» id=»2880″]

8. Ampliación y soporte garantizados.

Existen equipos de algunos fabricantes de almacenamiento que llegan a tener más de 15 años y siguen en producción. Estaría muy bien saber los años que nuestros equipos van a tener garantizado un mantenimiento por parte del fabricante, reposición de piezas, stock de discos…

9. Virtualización.

Es fenomenal cuando se adquieren estos sistemas poder virtualizar el resto de máquinas de almacenamiento que tengamos en nuestra empresa, con lo que vamos a tener un punto centralizado, podremos replicar entre máquinas viejas, que podemos ir dejando paulatinamente sin soporte, etc.

Este juego que nos da la virtualización de los almacenamientos existentes, tiene como pega, que tenemos que pagar ese almacenamiento también, que suele ser viejo o incluso obsoleto. A no ser que tengamos la licencia unlimited suele ser un stopper el coste. Veamos si merece la pena o no meter máquinas en el sistema enterprise y virtualizarlos.

10. Arquitectura

Una cabina de categoría Enterprise es, a nivel de arquitectura, totalmente distinta frente al sistema de almacenamiento tradicional de dos controladoras y en la que cada una de éstas tiene una serie de componentes fijados. 

Por ejemplo, en los sistemas Enterprise los puertos de FC no pertenecen a una controladora, sino que pertenecen al conjunto del sistema. Por este motivo, son accesibles desde cualquier controladora de backend independientemente.

Igualmente, esta arquitectura totalmente distinta permite, entre otras cosas, que cualquier operación hardware se pueda realizar en caliente o que la disponibilidad de la máquina sea del 100%.

Conclusión

Espero que os haya ayudado en algo este artículo, en caso de que estéis pensando en adquirir uno de estos sistemas tan importantes para el negocio. Por supuesto podéis formularme las consultas que queráis al respecto y os podemos ayudar si tenéis alguna necesidad al respecto.

Espero también vuestros comentarios, que sabéis que valoro mucho, especialmente que me indiquéis si he cometido algún error o el análisis tiene partes incorrectas.

Hasta el próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *